Etiquetas

, , ,

En los años 1980s Ron Frye, un anterior superintendente de circuito y testigo de Jehová por 33 años, que había pasado “años de angustia” sobre las enseñanzas de la Watch Tower, como su autoridad, hizo una búsqueda intensiva sobre su validez. Contrastando el pasado con el presente, escribió:

Hoy, más de cien años desde que comenzó Russell, los testigos están extraordinariamente mentalizados hacia organización. La organización es siempre lo primero. En la Atalaya del 1 de Agosto de 1979, el artículo “Fe en la Victoriosa Organización de Jehová” la expresión “organización teocrática” aparece quince veces en tan sólo los once primeros párrafos.  Esta especie de hipnotizadora repetición la utiliza constantemente la Sociedad con el fin de condicionar a los testigos de Jehová a pensar que es incorrecto para ellos cuestionar cualquier cosa que la Sociedad haya publicado como la verdad. En contradicción con esta actitud hacia la organización, Russell y sus primeros asociados mantuvieron una postura contraria a una organización terrestre.” 

En cuanto a lo que puede haber motivado esa postura “anti organización terrestre” en esa primera etapa, Frye  continúa:

“Ahora se puede entender el antagonismo que Russell tenía hacia las iglesias históricas. Después de todo, él era un religioso independiente. Su grupito de seguidores carecían de una organización histórica. Ellos trataban de minimizar la ausencia de historia, argumentando que Dios no tuvo una organización terrestre (una monolítica congregación Cristiana), que no era esa la manera de actuar de Dios. De esa manera los seguidores de Russell podrían desacreditar a sus propios ojos aquellas religiones que tenían una historia terrenal y justificar la propia carencia de la misma.  Y, en conexión con este asunto, está sobradamente claro que Russell no creía que Dios tuviera en aquel tiempo (una ‘organización de un esclavo fiel y discreto con 1800 años’) un canal terrestre de comunicación. Él no lo encontró, ni tal cosa lo encontró a él. Russell y sus compañeros no estuvieron asociados a ninguna organización y además desdeñaron, de hecho, a todas las demás organizaciones. Resueltamente rechazaban la idea de que hubiera una organización terrestre visible a partir del Pentecostés con la que hubiera que identificarse para poder servir a Dios.

“Hoy sin embargo, cien años después, los descendientes del movimiento de los Estudiantes de la Biblia de Russell argumentan, por el contrario, que se necesita pertenecer a una organización terrestre visible, nominal, [asociada con] la Sociedad Watch Tower Bible & Tract. Esa no era la posición en los comienzos.

“Al cambiar la situación, los testigos de Jehová cambiaron sus argumentos. Con la misma fuerza con la que en un tiempo argumentaron contra cualquier tipo de organización ahora argumentan a favor de la misma.”

—————————————————————————–

“La Sociedad no alega estar inspirada, pero habla con el mismo grado de autoridad como si lo hubiese estado y lo estuviese, y exige que se le acepte sin cuestionar, sin siquiera permitir a la gente tener dudas o reservas sobre cualquier cosa que enseña. Luego piden que se les exima de responsabilidad cuando algo debe cambiarse o corregirse o cuando se incumple una profecía.

La utilización del término “revelado” frente a la alegación de inspiración, es meramente un asunto de semántica—una distinción que no representa ninguna diferencia—y sólo se apela a él para explicar contradicciones y decepciones. Si se tiene el punto de vista de que son meramente un grupo de hombres religiosos sinceros, pero que carecen de guía divina especial, entonces sus experiencias toman sentido, porque ilustran el factor humano—errores de cálculo, sectarismo y así por el estilo. Pero, por otro lado, sostener que Jehová está detrás de todo esto no tiene sentido.”

– Comentarios de Ron Frye, anterior superintendente de circuito,  A la búsqueda de la libertad cristiana, capítulos 4 y 12.