Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , ,

islam4Islam significa “sumisión a Dios”. Quiere decir que el creyente entrega su vida a Dios porque sabe que así tendrá bienestar y estará protegido. El término también está relacionado con la palabra Salam que en árabe significa “paz”. Es una religión de origen Abrahámico.

El libro sagrado del islam es el Corán, dictado por Alá (Dios) a Mahoma a través del arcángel Gabriel. Alá, en idioma árabe “Al-lāh”, es la expresión española para “Dios”. Aunque se la conoce más por el uso que le dan los musulmanes (seguidores del Islam), también la usan tanto cristianos como judíos árabes. En realidad es la única palabra que usan cuando se refieren a Dios. La expresión Allāh está en el origen de algunas palabras españolas como “ojalá” (wa shā llāh: ‘y quiera Alá’), “olé” (wa-llāh:‘por Alá’) o “hala” (yā llāh: ‘oh, Alá’).

El Islam surge, no en el desierto, sino en la ciudad de La Meca, Arabia Saudita. La Biblia no existía todavía en árabe, y ni el cristianismo ni el judaísmo eran opción para un pueblo que lo que más ansiaba era su propia independencia tanto económica como espiritual. Es el año 622 cuando Mahoma, un comerciante de unos cuarenta años de edad, inicia su predicación contra el politeísmo y la falta de esperanza existente en La Meca con la expresión monoteísta “no hay más Dios que Dios“. Desde entonces, la religión iniciada por Mahoma y sus seguidores se extendió rápidamente. En el Corán, sura 59:22-24, puede leerse:

Es Alá “no hay más Dios que Dios,” el Conocedor de lo oculto y de lo patente. Es el Compasivo, el Misericordioso. Es Alá “no hay más dios que Dios”, el Rey, el Santísimo, la Paz, Quien da Seguridad, el Custodio, el Poderoso, el Fuerte, el Sumo. ¡Gloria a Alá! ¡Está por encima de lo que Le asocian! Es Allhá, el Creador, el Hacedor, el Formador. Posee los nombres más bellos. Lo que está en los cielos y en la tierra Le glorifica. Es el Poderoso, el Sabio“.

Los musulmanes aceptan como profetas entre otros a Adán, Noé, Abrahán, Moisés, Salomón y Jesús (a quien llaman Isa), y como libros sagrados aceptan  la Torá judía o Antiguo Testamento de los cristianos, los Libros de Salomón y los Evangelios.

Creencias básicas

El Islam tiene cinco pilares en los que se basa su fe:

  1. Aceptar el principio básico de que sólo hay un Dios y que Mahoma es el último de sus profetas.
  2. La oración.
  3. El zakat (traducido a veces como limosna) o compartir los recursos con los necesitados.
  4. El ayuno en el mes de ramadán.
  5. La peregrinación a la Meca al menos una vez en la vida.

El Corán es el libro sagrado del Islam. A diferencia de la Biblia, no es un conjunto de libros escritos por diferentes hombres en distintas épocas. Es literalmente la palabra de Dios transmitida a Mahoma considerado como su profeta, aunque Mahoma mismo siempre se consideró un hombre como todos los demás. La traducción del Corán de Muhammad Asad (austriaco judío converso al islam), editada por la Junta Islámica podría ser una buena opción para su estudio. Es una traducción pensada para la mentalidad occidental, explicativa y racional. Contiene más de 3000 notas.

Los chiitas afirman ser los verdaderos descendientes de parentesco de Mahoma. Los sunitas, en cambio, niegan que el parentesco haya sido necesario para preservar la fe del Islam y que el sucesor de Mahoma debería ser por elección. La mayor parte de los musulmanes del mundo son sunitas.

El término yihad significa “esfuerzo en el camino de Dios,” es decir, el esfuerzo que hace el creyente por preservar su fe islámica y protegerla de agresiones externas. Actualmente existe un debate interno entre quienes solo lo entienden así y los que afirman que “yihad” también significa “guerra santa”.

Sharia significa “vía o senda del Islam“. Es el cuerpo de Derecho islámico que codifica específicamente la conducta y rige todos los aspectos de la vida. A diferencia del Corán, no es un dogma sino objeto de interpretación.

El imán suele ser generalmente la persona que dirige la oración colectiva en el islam mayoritario, salvo en el caso del imanato chií, donde el imán es el guía espiritual de la comunidad.

¿Estado ‘islámico’?

El llamado “Estado Islámico” es una radicalización fundamentalista y política del Islam. La mayoría de los creyentes musulmanes de todo mundo no comparte sus métodos ni filosofía. Ya son muchas la comunidades islámicas que han expresado oficialmente su condena y dolor por el sufrimiento de tantas personas inocentes, cristianas, musulmanas o de otras minorías religiosas. Les duele que ese movimiento atroz y bárbaro use la expresión “islámico”. Tanto como les dolería a los creyentes cristianos que se llevaran a cabo tantas iniquidades en el nombre de un supuesto “Estado Cristiano”. ISIS ha demostrado bien a las claras que es enemigo de toda dignidad humana e incluso del Islám, sobre todo porque amplios sectores de éste trabajan enérgicamente en su dimensión más espiritual. Con sus crímenes y horrorosos atentados terroristas, ISIS obstruye seriamente ese esfuerzo sincero igual que la Inquisición lo hizo en su día con el cristianismo.

Karen ArmstrongComentando sobre este mismo asunto, Karen Armstrong, conocida autora británica sobre asuntos religiosos escribió:

“El laicismo ha sido beneficioso para Occidente, pero también se ha impuesto con crueldad y violencia. Las quejas, desatendidas, se han ido pudriendo. La mayoría de los jóvenes de la yihad se movilizaron por las imágenes de los musulmanes que sufren en todo el mundo: en Palestina, Líbano, África, Irak, Chechenia y Bosnia. Psiquiatras forenses han entrevistado a terroristas en la cárcel y han llegado a la conclusión de que el problema no es el Islam, sino la ignorancia del Islam. Sólo el 25% por ciento ha tenido una educación musulmana regular; el resto son o bien nuevos conversos (como el “terrorista del zapato”, Reid), no eran practicantes antes (como los de la maratón de Boston) o son autodidactas. Dos jóvenes yihadistas que salieron de Gran Bretaña para Siria habían encargado El Islam para dummies en Amazon. Cherif Kouachi, uno de los tiradores de París, era incapaz de distinguir el Islam del catolicismo y se radicalizó con las fotos de Abu Ghraib. Si queremos detener el terrorismo, tenemos que abordar estas quejas de larga duración de manera urgente y no echar toda la culpa al “Islam” o la “religión”.

“En el IS vemos una mezcla profana de una “religión” envilecida con la peor “laicidad”. Un rehén francés preso del IS contó al ser liberado que el discurso de sus captores era totalmente político y raramente citaban el Corán. Un periodista de la revista Foreign Policy tuvo la misma experiencia: nunca mencionan la religión y ninguno de ellos respondió a la llamada a la oración”. – El Cultural 5/6/2015.

Voces para el ecumenismo y la reforma del islam

En el libro “El cristianismo y las grandes religiones“, (Joseph van Ess, Heinrich von Stietencron, Heinz Bechert y Hans Küng, Libros Europa, 1987) se dice:

En alta Edad Media, la preeminente cultura árabe, su filosofía, ciencia natural y medicina, así como la fuerza económica y política del islam, fueron objeto de la máxima admiración; incluso una teología como la de Tomás de Aquino sería del todo impensable sin los árabes. Pero ya con el Renacimiento se inició la devaluación de todo lo árabe hasta en el lenguaje…

“Pero quien más ha contribuido en toda Europa a la revalidación del islam (precisamente frente a la burla y mofa de Voltaire) ha sido Goethe con su obra “West-óstlicher Divan” (1812), seguido en Inglaterra por Thomas Carlyle con su sensacional disertación: “The Hero as Prophet”.

“El gran orientalista Louis Massignon, que ha llegado a pedir a los cristianos un “giro copernicano en lo espiritual”, ha hecho campaña a favor de la reconciliación entre la religión de la esperanza (judaísmo), la religión del amor (cristianismo) y la religión de la fe (islam)”.

390533735db5cdc50adcfececa1d69e7

Dalia Mogahed, 1974, estadounidense de origen egipcio, investigadora y experta en asuntos islámicos. Es directora ejecutiva del Gallup Center for Muslim Studies, centro de investigación independiente que provee información y análisis sobre la situación y opinión de los musulmanes en el mundo. Fue seleccionada como consejera del presidente Barack Obama para la White House Office of Faith-Based and Neighborhood Partnerships aportando su experiencia para la Homeland Security Advisory Council’s Countering Violent Extremism Working Group.

Colaboró estrechamente con Madeleine Albright y Dennis Ross en recomendar políticas concretas, algunas de las cuales fueron asumidas por la administración Obama. Líder de varias organizaciones, entre ellas World Economic Forum’s Global Agenda Council on the Arab World, está considerada una de las mujeres musulmanas más influyentes del mundo.

Junto a John Esposito, es autora del libro Who Speaks For Islam?: What a Billion Muslims Really Think,  basado en seis años de investigación y más de  50,000 entrevistas a musulmanes de más de 35 países. Abarcando más del 90 % de toda la comunidad musulmana de todo mundo, éste es el estudio más exhaustivo que se ha hecho sobre el tema.

Bassam Tibi

Bassam Tibi, 1944, Damasco, Siria. Tiene la nacionalidad alemana desde 1976. Estudió en Frankfurt am Main bajo Max Horkheimer. Fue profesor de relaciones internacionales desde 1973 a 2009 en la Universidad de Gotinga. Politólogo, investigador y musulmán de religión, es uno de los principales defensores de que en el islam se produzca una profunda reforma. Reclama como itinerario para el islam dos cosas: que se abandone su agresiva actitud de defensa frente a la modernidad occidental y una parcial secularización del islam donde permanecieran sus impulsos positivos (ética religiosa) y su interioridad apolítica. Además, la creación de instituciones autónomas que salvaguardasen la dignidad del ser humano, los derechos humanos y la tolerancia frente a quienes piensen de otra manera, aspectos tantas veces desatendidos por el islam.

Mohammed Arkoun

Mohammed Arkoun, 1928-2010.

“Catedrático en la Universidad de la Sorbona y autor de una importante obra literaria centrada en torno a la islamología, aprovechó los avances epistemológicos de las ciencias humanas y sociales para propugnar desde una perspectiva crítica un islam humanista e ilustrado.

“Arkoun criticó severamente las insuficiencias del discurso islámico que, en su opinión, estaba todavía anclado en una tradición teológica y en un enfoque puramente ideológico de los problemas mientras ignoraba los avances científicos aportados en nuestra época por la lingüística, la psicología, la antropología, la sociología o la hermenéutica. Su visión del Corán era revolucionaria: “El Corán es un texto abierto que ninguna interpretación puede cerrar de manera definitiva y ortodoxa. Al contrario, las escuelas llamadas musulmanas son movimientos ideológicos que sostienen y legitiman la voluntad de poder de grupos sociales en competencia por la hegemonía” (Crítica de la razón islámica).

Sadik

Jalal Al-Sadiq Azm, (Damasco, Siria, 1934) es profesor emérito de Filosofía Europea Moderna en la Universidad de Damasco, en Siria. También es profesor invitado en el departamento de Estudios del Cercano Oriente en la universidad de Princeton. Su área de especialización es la filosofía de Inmanuel Kant, con énfasis en el mundo islámico y su relación con Occidente. Ha contribuido al discurso del “orientalismo”. También es conocido por su labor en pro de los derechos humanos y es un adalid de la libertad intelectual y de la libertad de expresión. 

concilio-vaticano-ii

Los que sin tener culpa desconocen el evangelio de Cristo y su Iglesia y buscan con sinceridad a Dios y se esfuerzan bajo el influjo de la gracia en cumplir con las obras de su voluntad, conocida por el dictamen de la conciencia, pueden conseguir la salvación eterna.

“Pero el designio de salvación abarca también a aquellos que reconocen al Creador, entre los cuales están en primer lugar los musulmanes, que, confesando profesar la fe de Abrahán, adoran con nosotros a un solo Dios, misericordioso, que ha de juzgar a los hombres en el último día”.

– “Constitución sobre la Iglesia“, Concilio Vaticano II, 1964.

 ¿Podrá sobrevivir el fundamentalismo islámico?

La mayor amenaza para el islam tradicional, a largo plazo, provendrá seguramente (en conexión con los petrodólares y el más alto nivel de vida) de ese materialismo secularista (car, sex and career) que apenas se ocupa ya de la religión y muy poco de la moral y que los musulmanes hasta ahora han creído arrogantemente, desde su espiritualidad islámica aparentemente asegurada, poder criticar como producto típico occidental.

islam

Ahora mismo, las universidades de los países islámicos, con excepción de las escuelas de teología, están en gran parte secularizadas… Aún cuando se siga haciendo referencia al Corán y a la Sunna, en realidad existe una integración de la ideología occidental”. – Hans Küng, “El cristianismo y las grandes religiones,” pág. 86.

Para que el radicalismo y la barbarie cesen, el Islam solo podrá cambiar desde dentro del Islam. Y son sus dirigentes religiosos mismos los que deberían propiciar ese cambio condenando con energía toda clase de terrorismo, predicando la tolerancia, la dignidad humana y la paz.

Hacer el mal en nombre de Dios es una aberración de la religión bien entendida, una afrenta contra el ser humano y contra Dios mismo. El Corán es tan interpretable como la Biblia. Y no puede leerse desde el fundamentalismo. Mucho menos los versículos que instan a la violencia escritos por Mahoma cuando fue perseguido y tuvo que huir de la Meca, un momento histórico concreto. En cambio mucho más positivo sería poner más el acento en su perspectiva espiritual. Eso no es imposible. La experiencia muestra que se puede hacer. Porque la cristiandad por ejemplo, la misma que en su día quemaba herejes en la hoguera, con el tiempo fue capaz de rectificar y de asumir seriamente la importancia de la paz y la dignidad humana.

Esteban López