Etiquetas

, , , , , , , , , ,

Gandhi5Mohandas Karamchand Gandhi (1869-1948) llamado  “Mahatma”: alma grande, nació en la ciudad india de Porbandar (Gujarat). Fue el poeta Rabindranath Tagore quien le puso el nombre “Mahatma” en contra de la misma voluntad de Gandhi. Sus biógrafos dicen de él:

Eun país en que la política era sinónimo de corrupción, Gandhi introdujo la ética en ese dominio a través de la prédica y el ejemplo. Vivió en una pobreza sin paliativos, jamás concedió prebendas a sus familiares, y rechazó siempre el poder político, antes y después de la liberación de la India. Este rechazo convirtió al líder de la no-violencia en un caso único entre los revolucionarios de todos los tiempos“.

Uno de los virreyes de la India, Lord Reading, quien había llegado a la India el 2 de abril de 1921, tuvo la oportunidad de reunirse en varias ocasiones con Gandhi. En una carta a su hijo escribió:

Se trata ciertamente de una persona maravillosa… No existe nada sobresaliente en su aspecto. Vino con un dhoti  (taparrabos) blanco y un gorro tejido con hilado artesano, descalzo y con las piernas desnudas. Y mi primera impresión al entrar en la habitación fue que no había nada desusado en su aspecto y que, de habérmelo cruzado en la calle con toda seguridad no lo hubiera mirado dos veces. Cuando habla la impresión es distinta. Es directo y se expresa bien en un inglés excelente, sabiendo apreciar perfectamente el valor de las palabras que utiliza. No existe en él la menor vacilación, y todo cuanto dice tiene un timbre de sinceridad… Creo que mantiene genuinamente sus ideas religiosas. Y está convencido hasta un punto, casi rayando en el fanatismo, de que la no violencia y el amor dará a la india su independencia y le permitirá resistir al Gobierno Británico. Son admirables sus puntos de vista religiosos y morales y, en realidad, son de una notable altura de miras, aun cuando he de confesar que me resulta difícil de comprender la aplicación que de ellos hace a la política… Nuestras conversaciones se distinguieron por una absoluta franqueza; se mostró soberbiamente cortés, con modales distinguidos… En las diversas discusiones que sostuvimos mantuvo en todo momento su postura“. -Louis Fisher, Gandhi, Plaza y Janés, 1982.

gandhi6Aunque se le conoce más como el líder político espiritual que llevó a la India a la independencia del Imperio Británico, la obra entera de su vida estuvo determinada por la lucha en favor de la verdad y la no violencia. Martin Kämpchen, en la introducción del libro Quien sigue el camino de la verdad no tropieza – Palabras a un amigo (Sal Terrae, 2001), escribe:

El empeño básico de Gandhi en todo,… era su radical sinceridad. A esa sinceridad radical pertenece también el hecho de que Gandhi nunca escriba como gurú, como alguien que está en posesión de la verdad, sino como alguien que busca. Ahí nos podemos identificar con él. En estos pensamientos descubrimos que él se define como alguien que no solo busca con la noble modestia del grande, sino que además, efectivamente, pregunta y pregunta y pugna por obtener respuestas, y a veces no halla ninguna. No todos los pensamientos contienen afirmaciones; también hay preguntas entre ellos.

“Nunca se cansaba de expresar su agradecimiento a la doctrina cristiana, aunque no asumió en modo alguno la cristología de los teólogos, sino que, como indú, elaboró su propia visión de Jesús. Tampoco adoptó a ciegas las tradiciones indúes, como, por ejemplo, la asistencia al templo, la veneración de las imágenes, los ritos… Gandhi fue en sentido ideal, un “protestante” de su religión; una religión a la que él quería devolver su contenido esencialmente espiritual.

El siguiente escrito de Mahatma Gandhi, corresponde a una porción de la obra antes citada.

¿Cómo podría la religión no tener nada que ver con la vida de cada día? La religión no es algo aparte de la vida. La vida misma debería ser considerada como religión. Separada de la religión, la vida no es vida humana, sino vida animal. Cuando la religión se vuelve mecánica, ya no es religión. La verdadera religión no conoce fronteras nacionales.

“El vicio no se convierte en virtud por el mero hecho de adoptar el ropaje de la religión. Morir por la religión (sus impulsos positivos) es una cosa buena; en cambio, no se debe vivir ni morir por fanatismo. Debemos profesar hacia otras religiones el mismo respeto que hacia la nuestra; no basta con la tolerancia”. -Gandhi.

lord-irwinLord Irwin (1881-1959), quien por entonces era el virrey británico en la India, preguntó a Mahatma Gandhi sobre qué creía él que resolvería los problemas existentes entre Gran Bretaña y la India. Gandhi tomó una Biblia, la abrió en el capítulo cinco del evangelio de Mateo y dijo:

Cuando su país y el mío sigan las enseñanzas expuestas por Cristo en el Sermón de la Montaña, se habrán solventado los problemas no solo de nuestros dos países, sino los de todo el mundo.”

Algunas cosas de las que trata el Sermón de la Montaña son:

– buscar espiritualidad
– ser de genio apacible
– buscar la paz
– ser misericordioso
– amar lo recto
– condenar no solo el asesinato sino también el odiar a otros
– que se ame incluso a quienes no nos gustan
– que se ayude a los pobres
– no juzgar a otros de manera inmisericorde
– tratar a los demás como nos gustaría que nos trataran a nosotros

Véase el Sermón de la Montaña completo en Mateo 5-7, NVI.

En 1982, el director británico Richard Attenborough, realizó un excelente film sobre la biografía de Gandhi, desde su lucha por las libertades en Sudáfrica hasta lograr la independencia de la India del Imperio Británico. En él se citan las palabras del General George C. Marshall, Secretario de Estado norteamericano:

Mahatma Gandhi se ha convertido en el portavoz de la conciencia de la humanidad, un hombre que hizo de la humildad y la simple verdad algo más poderoso que los imperios.”

Y Albert Einstein, agregó:

A las generaciones venideras les costará creer que una persona de carne y hueso como ésta caminó una vez sobre esta tierra.

Esteban López

Véase también “Charles Freer Andrews

“Humildemente me esforzaré en amar, en decir la verdad, en ser honesto y puro, en no poseer nada que no me sea necesario, en ganarme el sueldo con el trabajo, en estar atento siempre a lo que como y bebo, en no tener nunca miedo, en respetar las creencias de los demás, en buscar siempre lo mejor para todos, en ser un hermano para todos mis hermanos”. – Mahatma Gandhi.

 

Anuncios