Etiquetas

, , , , , ,

Aunque es verdad que la Biblia no es un libro específicamente de historia, llama la atención el hecho de que cuando trata sobre lugares geográficos o personas históricas concretas ésta sea exacta. Eso mostraría el deseo de sus escritores por documentar bien la información que deseaban transmitir. Como ejemplo de ello, estas son algunas monedas de emperadores romanos  mencionados en la Biblia.

CÉSAR AUGUSTO, 27 a.C.-14 AD

Denario de Plata

Anverso: cabeza de Octavio, más conocido como Augusto desde 27 a.C-14 d.C.

Reverso: La casa del senado romano rodeada por un porche con cuatro columnas. Tiene impresas en la parte superior las palabras “IMP CAESAR”. Acuñada en el año 27 a.C. Conmemora la dedicación de la Curia Julia.

Después de recibir el título de Emperador en el año 27 a.C., Augusto hizo acuñar un gran número de monedas pertenecientes al período Imperial y a la parte final de la República Romana. Según el evangelio de Lucas, fue él quien ordenó un censo en todo el Imperio Romano. El registro dice:

“Por aquellos días salió un edicto de César Augusto ordenando que se empadronase todo el mundo. Este primer empadronamiento tuvo lugar siendo gobernador de Siria, Cirino. Iban todos a empadronarse, cada uno a su ciudad. Subió también José desde Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por ser él de la casa y familia de David, para empadronarse con María, su esposa, que estaba encinta. Mientras estaban allí, se le cumplieron los días del alumbramiento y dio a luz a su hijo primogénito.” – Lucas 2:1-7.

TIBERIO CÉSAR, 14/37 AD.

Denario de plata

Anverso: busto laureado de Tiberio con la inscripción: TIBERIVS CAESAR DIVI AVGVSTI FEXIX AVGVSTVS.

Reverso: Livia (representando “Pax”) sentada portando un ramo de olivo y cetro, con la inscripción: PONTIFEX MAXIMVS.

El evangelio de Lucas menciona a Tiberio César así:

“En el año quince del imperio de Tiberio César, siendo Poncio Pilato procurador de Judea; Herodes tetrarca de Galilea; Filipo, su hermano, tetrarca de Iturea y de Traconítida, y Lisanias tetrarca de Abilene; en el pontificado de Anás y Caifás, fue dirigida la palabra de Dios a Juan, hijo de Zacarías, en el desierto.” Al poco tiempo, Jesús se bautizó.” – Lucas 3:1,2,21.

Sorprende aquí el que Lucas cite tan gran cantidad de datos históricos relacionados con los distintos gobernantes de ese momento, tanto en Roma como en Israel.

Es muy posible que este mismo tipo de denario fuera el que Jesucristo pidió que le trajeran cuando le preguntaron si se debía pagar el impuesto al César.

“Jesús les dijo: ‘¿De quién es esta imagen y la inscripción?’ Ellos le dijeron: ‘Del César’. Jesús les dijo: ‘Lo del César, devolvedlo al César, y lo de Dios, a Dios.’” -Marcos 12:13-17.

VESPASIANO, AD 69-79

Denario de Plata, acuñada en Roma en el año 70 AD

Anverso: Busto de Vespasiano con la inscripción “IMP CAESAR VESPASIANVS AVG.”

Reverso: Una mujer judía sentada con actitud de dolor ante un trofeo militar. Debajo se puede leer “IVDAEA” (Judea).

El historiador romano Tácito escribió en su Historias V:

“La cólera de los romanos se enconó porque los judíos eran los únicos que no habían cedido.”

Y fue Vespasiano quien siendo todavía procónsul, inició la campaña contra la rebelión judía en Judea. Tras ser nombrado emperador en el año 69, dejó el ejército de Judea a su hijo Tito y regresó a Roma. Pocos judíos se daban cuenta en ese tiempo de que aquello era el principio del fin de Jerusalén y de su Templo. Como había predicho años antes Jesucristo, llorando ante Jerusalén:

 ”Porque vendrán días sobre ti en que tus enemigos te rodearán de empalizadas, te cercarán y te apretarán por todas partes, te estrellarán contra el suelo a tí y a tus hijos que estén dentro de tí y no dejarán piedra sobre piedra, porque no has conocido el tiempo de tu visita.” -Lucas 19:41-44.

TITO,  AD  79-81

Denario de Plata

Anverso: Busto de Tito como César. Alrededor se lee “T CAESAR VESPASIANVS.”

Reverso: Annona (la cosecha del año) entronizada, y la leyenda “ANNONA AVG” alrededor.

Hijo mayor de Vespasiano, intervino en Judea para sofocar la gran revuelta hebrea a la que dio fin con la toma y saqueo de Jerusalén en el año 70 AD. Según el historiador judío Flavio Josefo, más de un millón de judíos perecieron y miles de ellos fueron llevados cautivos. Jesucristo había predicho unos años antes esa calamidad cuando dijo:

“Habrá en efecto una gran calamidad sobre la tierra y cólera contra este pueblo. Caerán a filo de espada, y serán llevados cautivos a todas las naciones, y Jerusalén será pisoteada por los gentiles hasta que el tiempo de los gentiles llegue a su cumplimiento.” -Lucas 21:23,24.

Como recuerdo de la gran victoria militar de Tito contra los judíos, su hermano Domiciano levantó en el año 81 AD en Roma un Arco de triunfo en su honor.

Véase el artículo El Arco de Tito en Roma

Esteban López

Anuncios