Etiquetas

, , , , , ,

La ciudad de Cesaréa fuePoncio Pilato construida por el rey Herodes el Grande en el año 29 antes de Cristo en honor del emperador romano César Augusto. Llegó a ser el asiento del gobierno oficial de Roma en Israel, donde mantenía varias legiones de su ejército solo para el pleno control de Palestina, proclive a revueltas contra el Imperio Romano. La ciudad es detalladamente descrita en la obra del historiador judío Flavio Josefo cuando relata que la masacre de judíos que tuvo lugar allí fue el desencadenante de la Gran Revuelta judía que llevó finalmente a la destrucción de Jerusalénen el año 70 A.D.

El las Escrituras se menciona a Cesaréa como la ciudad donde predicó y residió Felipe (Hechos 8:40; 21:8), como refugio de Pablo mientras huía camino de Tarso (Hechos 9:30), y donde Pedro convirtió al centurión Cornelio (Hechos 10). También se menciona que fue desde aquí, y después de haber comparecido ante Félix y Festo, que Pablo zarpó para Roma por haber apelado al César, ya que tenía la ciudadanía romana.

La inscripción que puede observarse aquí fue descubierta en 1961 precisamente en el teatro de Cesaréa, y es la primera que se descubre con el nombre de Poncio Pilato, prefecto (gobernador) de Judea entre los años 26 a 36 de nuestra era. Está en latín, lengua de la Roma Imperial, y dice así:

‘Tiberieum Pontius Pilatus… Praefectus Iudaicae’ (Tiberio Poncio Pilato… Prefecto de Judea)

Poncio Pilato tenía su palacio residencial en Cesaréa y solo acudía a Jerusalén para las grandes fiestas. Despreciado por los judíos (había construido un acueducto con dinero del Templo y protagonizadocesarea varias acciones sangrientas), éstos le acusan ante las autoridades romanas, es finalmente depuesto por el gobernador de Siria y enviado a Roma en el año 37.

La historia le conoce sobre todo por el proceso seguido contra Jesús de Nazaret, al que aún reconociendo su inocencia, lo entrega al infame suplicio de ser clavado en un madero. Esto agradó a los judíos, evitó un levantamiento popular y para confirmar su rechazo a cualquier clase de responsabilidad, efectuó el famoso gesto de lavarse las manos. -Lucas 23:14; Mateo 27:24.

Esteban López

Anuncios