Etiquetas

, , , , , , , , ,

jesus-de-nazaretEl filme “Jesús de Nazaret” (1977) del director Franco Zeffirelli, e interpretada por el actor inglés Robert Powell, fue considerado como uno de los más grandes e importantes realizados sobre la figura de Jesucristo. Aunque realizada por un importante estudio cinematográfico en colaboración con la iglesia católica, fue pensada para ser vista por todas las iglesias cristianas sin distinción de credos ni religiones y para todos aquellos que quisieran conocer la vida de Jesús de Nazaret y su impronta indeleble en la historia de la humanidad. Aunque el director se permite algunas licencias, el film logra expresar muy bien algunos momentos sublimes de sus enseñanzas y obra.

Son varias las escenas y los momentos del film que cautivan completamente. Por ejemplo el modo en que se introduce la parábola del Hijo Pródigo, muestra cuán importante es saber perdonar a quien se arrepiente de verdad, representado en el filme como una vieja enemistad entre Mateo, recaudador de impuestos, y el temperamental Pedro el pescador de Galilea.

Rod Steiger PilatosLa interesante conversación entre Poncio Pilato y Jesús de Nazaret, es otro de esos momentos intensos del filme en los que puede apreciarse el carácter pragmático y frío del gobernador romano (interpretado por Rod Steiger), y de su lucha personal al contemplar que no había ninguna culpabilidad en Jesús. Cuando en medio del interrogatorio Jesús no contesta a ciertas cuestiones, Pilato dice “¿Callas?¿es que no sabes que tengo poder para dejarte vivir o para ejecutarte?, la respuesta de Jesús aquí no se hace esperar: “No tendrías ningún poder sobre mí si no se te hubiera dado desde lo alto“.

Por otro lado, la pregunta de Pilato “qué es la verdad” muestra muy probablemente la influencia de la filosofía griega. Es de hecho la misma pregunta que muchos se hacen hoy, pero a la que Jesús ya había dado respuesta sobradamente por sus enseñanzas excelsas y obras llenas de poder:

Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie puede ir al Padre si no es por medio de mí”.– Juan 14:6, NTV.

También la escena de la Última Cena es de tal intensidad espiritual que hasta los miembros del equipo del rodaje quedaron completamente cautivados y en profundo silencio. Su director, Franco Zeffirelli dijo:

“Quiero pensar que había una energía fuera de nosotros, que era invocada para que se creara aquél momento sublime. Y en efecto es uno de los momentos más bellos y estremecedores del filme… Cuando tienes la posibilidad de animar a la gente que sufre y de ampliar sus horizontes de esperanza, sientes una responsabilidad excesiva para el pobre hombre que eres“.

Dijo también Zeffirelli que recibió desde el estreno de su película, cartas de agradecimiento o de simpatía por parte de miles de personas de todos los rincones del mundo, que se sintieron impresionadas y que a menudo habían abrazado la vida religiosa tras ver su filme “Jesús de Nazaret“.

Si se dice que esta película podría ser vista por cristianos de todas las iglesias es porque no pone el acento en dogmas inamovibles, sino en el aspecto espiritual de la obra de Jesús de Nazaret. Es casi seguro que un filme como este lo disfrutan y comparten creyentes de todas las iglesias sin importar la denominación o nombre que tengan. ¿Por qué? Porque el centro de todo aquí es Jesús de Nazaret, la verdadera razón de ser del cristianismo. De ahí su deseo y oración más sentida en Getsemaní incluso sudando sangre: “Padre, que ellos sean uno como tú y yo somos uno“.

Según las Escrituras, él es el centro del plan de Dios para salvación de toda la humanidad y el único mediador entre Dios y los hombres; aquel del que todos los profetas habían profetizado, la razón de ser de la escritura de la Biblia y el portador de luz espiritual y esperanza para millones de personas en todo el mundo.

Es un film para disfrutarlo en familia o con amigos, que invita a la reflexión, que resfresca el alma y fortalece el corazón. Una cinta absolutamente recomendada.

Esta es una preciosa escena del film: