Etiquetas

, , , , , , , ,

karl_barthKarl Barth (Basilea, 1886-Basilea, 1968), es considerado uno de los más influyentes teólogos del siglo XX. Su padre, Fritz Barth, fue profesor de Nuevo Testamento e historia de la iglesia primitiva. Karl estudió en las universidades de Berna, Berlin y Tubinga. Profundamente afectado por el desastre que había significado en Europa la Primera Guerra Mundial, y desilusionado por el derrumbe de la ética del idealismo religioso, empezó a cuestionar la teología de sus maestros alemanes y sus raíces en el racionalismo y el historicismo. Su obra principal, Carta a los Romanos, se publica en Berna en 1919, y en 1922 reaparece una versión totalmente reformada que señalaba ya su orientación teológica futura. Fue profesor de la Universidad de Gotinga en 1921 y de la Universidad de Münster (1925). En 1930 fue nombrado profesor de la Universidad de Bonn, y a partir de entonces empiezan a aparecer los primeros tomos de su Dogmática eclesial. Pero en 1935 es separado de su cátedra por el Gobierno Nazi, pasando a ser profesor en Basilea, donde permaneció hasta su muerte.

Pensamiento

En su obra y pensamiento, Karl Barth manifiesta una gran independencia. Su labor teológica lleva la impronta de un retorno a la Biblia, de un contacto vivo con los problemas actuales de la iglesia y la sociedad, y de una labor continua en contacto inmediato con el pueblo. Su doctrina está en constante evolución. En su trato con la Biblia, Barth descubre a Cristo como el centro de la Revelación. Su teología será cristología.

En 1934 escribió un ensayo (Nein! Antwort an Emil Brunner-¡No! Respuesta a Emil Brunner), en el que denunciaba a los antisemitas “Cristianos Alemanes”, que intentaban pervertir el cristianismo histórico por medio de adaptar la teología a la nueva ideología nazi. Mientras el lema de éstos era “Cristo y Hitler”, Karl Barth interviene decisivamente oponiendo el señorío absoluto de Cristo en su doctrina de la relación Iglesia-Estado. Desde la ascensión de Hitler al poder, Barth mantuvo una verdadera lucha por la iglesia. Contra los esfuerzos del régimen nazi de establecer una iglesia ‘cristiana alemana’, Karl Barth funda junto con otros (Dietrich Bonhoeffer) la llamada Iglesia Confesante como reacción vigorosa e indignante contra el régimen nazi. En 1934 tiene lugar el Sínodo de Barmen, cuya Declaración, preparada por Karl Barth, expresa la convicción de que el único modo de ofrecer resistencia a la secularización y paganización de la Iglesia en la Alemania nazi es adherirse firmemente a la doctrina cristiana. En medio de aquellas terribles circunstancias hay que tener una gran fe para escribir en 1938, en pleno auge del nazismo:

No existe frase alguna más peligrosa y revolucionaria que esta: Dios es Uno, nadie se le asemeja… la verdad de la frase Dios es Uno, hará fracasar al Tercer Reich de Adolf Hitler“.- Karl Barth, Kirchliche Dogmatik, Hamburgo 1965, p. 54.

Barth no tenía ninguna duda: hay que partir desde Dios, reconocer que solo Él es Dios. Todo lo demás es un sucedáneo. No es de extrañar que el teólogo católico Ur Von Balthasar escribiera que la teología de Barth “es bella“. (H .U. Von Balthasar, Karth Barth, Darstellung und Deutung seiner Theologie, Köln, 1951). Tampoco que el propio Barth dijera: “Cuando el Cielo se vacía de Dios, la tierra se llena de ídolos”.

Barth4

Aunque era ciudadano suizo, Karl Barth no pudo ser inmune a la persecución; su rechazo a una alianza incondicional con el Führer le costó en 1935 la cátedra de teología en Bonn. Sin embargo, rápidamente le fue ofrecida la cátedra de teología en su ciudad natal, Basilea. Desde entonces hasta el final de la guerra, Karl Barth continuó luchando por la causa de la Iglesia Confesante, la causa de los judíos y la de los oprimidos en general. Después de la guerra, siguió manteniéndose muy interesado en la teología de su tiempo, y su autoridad y prestigio ejercieron una profunda impresión cuando dirigió su discurso inaugural en la Conferencia del Concilio Mundial de Iglesias celebrado en Amsterdam en 1948. También, años más tarde visitó Roma para seguir el Concilio Vaticano II (1962-1965), acerca del cual escribió con característica gracia y humor Ad limina apostolorum.

En 1957, el teólogo católico Hans Küng efectúa su tesis doctoral en teología en la Sorbona de París con el tema: Justificación. La doctrina de Karl Barth y una reflexión católica. En su autobiografía Libertad Conquistada(Trotta, 2003) Hans Küng explica por qué elige para su tesis doctoral a Karl Barth:

Ningún teólogo protestante de este siglo cuenta, por razón de su lucha contra el nazismo, con una autoridad más grande; ninguno con una obra más amplia y más profunda por mor de su ingenio y su incansable trabajo.

“Personalmente me siento ampliamente pagado por mi trabajo sobre la justificación de 1957: me aporta cosas decisivas para toda mi vida, para mi espiritualidad y mi concepción de la libertad del cristiano. No hay cosa más emocionante que conversar con una persona de su carácter, sabiduría y fe, de su humanidad y humor.

“De un golpe aparece en mi vida entera lo liberador y consolador de este mensaje que espero conservar siempre: la fe confiada del cristiano. Que al final y definitivamente yo sea justificado no depende de lo que decidan sobre mí mi entorno o la opinión pública. Tampoco depende de la facultad o la universidad, ni del Estado o de la Iglesia. No depende tampoco del Papa; y menos todavía de mi propio juicio. Sino de una instancia totalmente otra: del propio Dios oculto, en cuya misericordia puedo, a pesar de todo, yo, que no soy un hombre ideal sino una persona humana e incluso demasiado humana, tener hasta el final una confianza absoluta. “In te, Domine, speravi, et non confundar in aeternum”, como se dice al final del himno Te Deum: “En tí Señor, puse mi esperanza; que no me vea confundido para siempre”.

Desde la Reforma Protestante, nunca antes se había producido un acercamiento teólogico tan profundo como el que se produce en esos momentos entre dos teólogos de diferentes confesiones. Como el propio Hans Küng escribe:

“Aprendo que lo católico y lo evangélico pueden reconciliarse. Barth, al centrarse por completo, como evangélico, en Cristo, su concepción es precisamente por eso, como la católica, universal. ¡Es aquí donde reconozco la posibilidad de una nueva teología ecuménica acorde con la Escritura y con los tiempos!”

Charlotte von Kirschbaum

charlotteAlguien que resultó vital en la obra de Karl Barth fue la teóloga Charlotte von Kirschbaum (1899-1975),  quien permaneció a su lado durante los siguientes 35 años como secretaria y correctora de buena parte de sus escritos, sobre todo de su Dogmática eclesial. Barth reconoce que él no hubiera logrado lo que logró sin su ayuda entregada y leal.

Charlotte había perdido a su padre en la primera guerra mundial, lo que la decidió a ser enfermera. En 1924, en la universidad de Göttingen, conoció personalmente a Karl Barth y su teología, lo que hace que se interese profundamente por esa ciencia que trata sobre las cosas de Dios. Para poder colaborar más estrechamente con Barth, en 1929 se mudó a vivir con la familia de él, su esposa Nelly y sus cinco hijos, en Münster. Trabajando a tiempo completo como secretaria y asistente, era ella la que preparaba sus conferencias. Estudió hebreo, griego y latín, y había asistido a varias clases de filosofía de Heinrich Scholz (1884-1956). En 1935 Barth se mudó a vivir a Bassel, Suiza, y desde allí ambos dieron apoyo a la resistencia alemana contra el nazismo.

charlotte-y-barthCharlotte escribe en 1949 su obra Die wirkliche Frau (La mujer real), dedicada al papel de la mujer en la Iglesia. A principio de los años sesenta contrae una enfermedad cerebral teniendo que recibir asistencia en un asilo de ancianos donde Nelly la esposa de Barth la visita regularmente. Charlotte muere diez años después siendo enterrada junto a Barth y más tarde junto a Nelly.

En la portada de la revista Time en su edición del 20 de abril de 1962 aparece la frase de Karl Barth “The goal of human life is not death, but resurrection” (La meta de la vida humana no es la muerte, sino la resurrección).

Jesús de Nazaret, en una intensa oración a Dios poco antes de morir, oró con fervor para que sus seguidores ‘fueran uno, así como tú y yo somos uno’ (Juan 17). Mostrando que se tomaba esas palabras muy en serio, el talante ecuménico y conciliador de Karl Barth puede apreciarse en el siguiente escrito suyo:

“No existe ninguna justificación, ni teológica, ni espiritual, ni bíblica para la existencia de una pluralidad de Iglesias genuinamente separadas en este camino y que se excluyen mutuamente unas a otras interna y, por lo tanto, externamente. En este sentido, una pluralidad de Iglesias significa una pluralidad de señores, una pluralidad de espíritus, una pluralidad de dioses. No hay duda de que en tanto la cristiandad esté formada por Iglesias diferentes que se oponen entre sí, ella niega prácticamente lo que confiesa teológicamente: la unidad y la singularidad de Dios, de Jesucristo, del Espíritu Santo. Pueden existir buenas razones para que se planteen estas divisiones. Puede haber serios obstáculos para poder eliminarlas. Puede haber muchas razones para explicar esas divisiones y para mitigarlas. Pero todo eso no altera el hecho de que toda división, como tal, es un profundo enigma, un escándalo”.

  • Karl Barth, Ecumenismo y Liberación (Reflexiones sobre la relación entre la unidad cristiana y el reino de Dios). Paulinas, Madrid, 1987, 72.

Esteban López

– Bibliografía:

  • Karl Barth, Carta a los Romanos, BAC, 2002.
  • Karl Barth, Esbozo de dogmática, Sal Terrae, 2000.
Anuncios